Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

“Academia de Artes”: La danza y el arte como estilo de vida

ArtePortadaPura cultura
Después de nutrirse profesionalmente como bailarines, Érika Zimmermann y Gustavo Castro decidieron volcar sus fuerzas, junto a un increíble equipo de docentes, para lograr abrir el Centro Cultural en el cual enseñan todo lo aprendido a aquellos que están dando sus primeros pasos en el mundo de la danza.

Dicen que bailar es una de las mejores maneras de ejercitar el alma y el cuerpo. Y eso en Academia de Artes lo tienen muy en claro.

Después de hacer una gran experiencia por diferentes lugares del país (y del mundo), los bailarines y maestros rafaelinos decidieron que era momento de transmitir todo lo que la danza les había dado.

Así fue como en 2018 se inauguró formalmente el espacio que Érika y Gustavo soñaron durante tanto tiempo; aunque desde enero de 2016 habían comenzado con los primeros seminarios y clases de perfeccionamiento.

Pero no solo son ellos quienes están detrás de Academia de Artes. Un equipo de docentes de diversos estilos urbanos, forman parte de este lugar, poniendo lo mejor de cada uno para que el Centro Cultural sea posible.

Hace unos días atrás, hablamos con algunos integrantes de Academia de Artes, para conocer el detrás de escena de un espacio que invita a tomar a la danza como estilo de vida.

“Aquí se toma la danza como estilo de vida y se hace hincapié en el respeto a la danza como arte, al trabajo del docente, a los compañeros. Cada coreografía que el aprendiz reciba de cada maestro, se toma como una pintura, sabiendo que estuvo mucho tiempo para poder gestarla, lo que lleva a entender que la danza es una profesión. Cada integrante del staff que da vida a este Centro Cultural sueña con poder albergar e incubar también otras artes escénicas, por lo que siempre están las puertas abiertas a propuestas e ideas de maestros, artistas y gestores como para poder seguir creciendo”.

“Somos formadores, y de cada persona que viene, nuestro objetivo es entregarle todo para que se vaya siendo un mejor artista, más íntegro. Tratamos de generarle a cada alumno un puente para que, con los conocimientos, puedan lograr pasar del nivel en el que se encuentra al siguiente, ya que quizás también despierte su interés en algo más que en bailar, en otra profesión como la confección del vestuario, el maquillaje, la escenografía, la música o a coreografiar. Además, acompañamos a los alumnos integralmente. Nos empeñamos mucho en la prevención de lesiones, en la nutrición, en la salud, la postura y su cuidado gracias a un grupo de profesionales que trabaja junto a nosotros en kinesiología y RPG. Es lo fundamental y básico al momento de bailar. No es solo el hecho de venir a tomar clases. Y eso es lo que se intenta inculcar desde la Academia, tanto a los alumnos como a sus papás, que son el principal apoyo para ellos”, explican Erika y Gustavo mostrando en sus palabras la enorme pasión que sienten por la danza.

Con el tiempo, Academia de Artes fue creciendo como un Centro Cultural, donde no solo se enseña Danza Clásica o Contemporánea a través de su Escuela de Bailarines, Street Dance, Femme Style, Reggaeton y clases específicas para quienes se animen a profesionalizar su estilo; sino que fueron desarrollando eventos de promoción de nuestra cultura, las ya conocidas Galas Musicales, siendo anfitriones de artistas locales y de nuestro país.

Además, están abiertos a las diferentes propuestas en el ámbito del arte, no solo en lo que refiere a la danza, sino a todas las disciplinas artísticas existentes, tanto de producción como de formación.

Érika Zimmermann: “Ser maestro también es una vocación”

Empezó sus estudios de Danza a los seis años, en la Academia de Mirta Zanoni. Mientras cursaba el secundario, paralelamente viajaba todos los viernes y sábados a perfeccionarse a Rosario. Los primeros dos años los hizo en técnica cubana, con la maestra Marlen Puello Prieto, originaria de Cuba que fundó el Cuba Ballet, el primero que tuvo Argentina, de la mano de Maxi Guerra, que es también un referente de la Escuela Cubana.

Como sentía que esa técnica no era para ella, siguió investigando. Así fue como descubre a Tatiana Fesenko, una artista rusa, graduada en una Escuela Vagánova en Rusia. Ella fue primera bailarina del Mijaelovsky, y compañera de Mijaíl Barýshnikov. Y con el tiempo descubrió que la técnica Vagánova se adaptaba más a su fisonomía, siendo algo muy apasionante.

Luego de ganar una beca mediante audición, en 2006 Erika viaja a EE.UU. para realizar el Curso Intensivo de Verano en el Nashville Ballet.

Le otorgaron el Diploma Honorífico al concluir sus estudios con el curso completo del Programa de Danza Cásica, dictado según metodología de la Academia A. Vagánova; y los cursos de partenaire, expresión artística y danza carácter, en la Academia de Ballet Clásico Ruso de Rosario bajo la dirección de Tatiana Fesenko (actual Regente del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón) y Vasily Ostrovsky (Ballet Masters de la Academia Vagánova de San Petersburgo y Artistas Eméritos de Rusia).

Trabajó con los más reconocidos coreógrafos de índole nacional e internacional tales como: Mauricio Wainrot, Oscar Araiz, José Zartman, Rodolfo Lastra, Daniel Goldin (Alemania), Yoshua Cienfuegos (España), Analia Gonzalez, Pablo Rottemberg, Laura Roatta, Carlos Casella, Ana Maria Stekelman (Tangokinesis).

Fue bailarina del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín de Buenos Aires hasta diciembre de 2017 y docente (reemplazante de 4to. año) del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires. Se desempeñó también como asistente coreográfica en COVAR (Compañía de Varones de Argentina – Bs. As.)

Durante 2016 y 2017, integró como bailarina titular del Ballet de la Provincia de Salta (2007/2011) y el Ballet Oficial de la Pcia. de Córdoba (2005).

Y el año pasado, decide regresar a Rafaela, para entregar todo lo que había aprendido, siendo hoy Docente y Directora Artística en Academia de Artes.

“Ser maestro también es una vocación, y desde chica sentí que necesitaba dar lo que sabía, que todo lo que aprendí lo tenía que volcar, no me lo podía llevar. Era el otro cincuenta por ciento que me faltaba, que no estaba dejando explotar”, cuenta Érika. “Y en ese momento nos reencontramos con Gus, y entre mate y mate lo fuimos pensando. Primero surgió como una broma, y después ladrillo por ladrillo lo fuimos construyendo”.

Erika y Gustavo, dos de los bailarines que hicieron posible Academia de Artes.

Gustavo Castro: “Siempre me llamó la atención la danza”

Luego de haber estudiado Ingeniería en la ciudad de Córdoba, Gustavo regresa a Rafaela, donde conoce a Érika. Fue en ese momento en que empieza a incursionar en esta disciplina artística, tomando clases con Tatiana en Rosario y conociendo a grandes maestros de la danza en Buenos Aires.

Estudió e interpretó roles en academias y escenarios de la región. Realizó sus estudios de perfeccionamiento con los Maestros más reconocidos de nuestro país y del exterior, tales como Raúl Candal, Sara Rzesotko, Leonardo Reale, Luis Baldasarre. Complementó sus estudios de docencia con los Maestros y pedagogos Alicia Munoz, Mario Galizzi, Nestor Asaff, Tatiana Fesenko y Vasily Ostrovsky.

Desde hace más de 15 años realiza trabajos de producción de espectáculos artísticos en diversas ciudades de nuestro país con primeras figuras reconocidas mundialmente, incluyendo la Primera y Segunda edición del "Danzar por la Paz" (Bs. As.) a total beneficio de UNICEF.

Dicha experiencia y contactos posibilitan que los alumnos de este espacio puedan planificar su crecimiento en nuestra ciudad, con la posibilidad de acceder a participar como bailarines invitados en diferentes eventos y junto a los ballets de otras ciudades.

“Siempre me llamó la atención la danza. Creo que mi ingeniería fue lo que me enseñó a entender los movimientos del cuerpo desde otro lugar. Tanta física me ayudó a desarmar cada movimiento, y siempre tuve facilidad en esa parte. Y ahí descubrí desde dónde podía meterme en la danza”, explica Gustavo, también docente y Director Artístico en Academia de Artes.

Inscripciones abiertas:

Algunas clases ya comenzaron, pero las inscripciones continúan abiertas para quienes todavía no se decidieron, o para aquellos que esperaron a poner en orden su agenda. Te contamos cuáles son las alternativas de la Academia para que puedas elegir la que mejor va con vos:

 

Escuela de Bailarines:

La Danza Clásica y la Danza Contemporánea son las protagonistas en estas clases.

Docentes: Erika Zimermann, Natalia Scandalo, Sofia Scalenghe y Gustavo Castro

Edades: de 4 a 17 años

Días: consultar

 

Street Dance

Es una clase donde se fusionan todos los estilos urbanos, producto de los conocimientos y técnicas de la docente.

Docente: Sofía Scalenghe

Edades: a partir de 12 años

Días: miércoles de 15 a 16:30 hs.

 

Reggaeton

Se lo ubica dentro de los ritmos latinos, pero en este caso es llevado para el lado de ritmos urbanos. Se trabaja con el reggaeton de vieja escuela y nueva escuela, sin caer en lo vulgar.

Docente: Daiana Pollini

Edades: a partir de 12 años

Días: martes a las 21 hs.

 

Danza Clásica y Contemporánea  (adolescentes y adultos)

Docentes: Erika Zimmermann y Gustavo Castro

Edades: desde 12 años en adelante.

 

Alquiler de la sala

Además de las clases semanales que se dictan en la Academia, cuentan con una sala especialmente preparada para bailar, equipada con luces y sonido, y acustizada para poder realizar eventos musicales.

Así que si estás buscando un lugar apto para hacer acústicos, conferencias o presentaciones, Academia de Artes puede ser una opción

Contacto:

academiadeartescc@gmail.com

Chacabuco 153 (Rafaela, Santa Fe)

Whastapp +54 9 3492 571000

 

¡Seguí a Academia en las redes!

Instagram: @academiadeartes_cc

Facebook: Academia de Artes

 

1
Me asombraMe asombra
0
Me gustaMe gusta
0
Me enamoraMe enamora
0
Me divierteMe divierte
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!