Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

Cómo planificar tu primer viaje a Europa

Diarios de ViajePortadaViajeros
¿Estás por viajar a conocer el viejo continente por primera vez? Los chicos de Viajar es Vivir te cuentan cómo organizarlo para no morir en el intento.

Llegar a Europa por primera vez es la ambición de todos, cualquiera sea la edad. La idea de cruzar el charco y encontrarse explorando las capitales europeas. Las condiciones del viaje pueden variar, los destinos elegidos también, pero en algún momento de la vida uno siente esa necesidad de ver aquel continente donde nació todo; todo lo que conocemos, de dónde venimos y dónde de una u otra manera empezaron a ocurrir los hechos que marcaron la historia global.

Pero para quien está decidido a planear y realizar el viaje por su cuenta, la organización es importante, especialmente si la idea es recorrer varias ciudades, hacerlo en aproximadamente treinta días y, además, gastando lo menos posible. Esto significa buscar los vuelos internacionales –cuanta mayor anticipación, mejor–, decidir cómo moverse entre ciudades y dentro de cada una de ellas, e investigar posibles alojamientos, entre otras cosas.

Mi primer viaje a Europa fue allá por 2014 y les aseguro que me temblaban las piernas a la hora de subirme al avión que me iba a llevar a ese hermoso continente.

A continuación, una serie de tips que pueden ayudar a planificar un primer viaje a Europa, para disfrutarlo y recordarlo como algo imborrable.

Pero, antes que nada, recuerden que no todos somos iguales, y que lo que a un viajero le puede gustar al otro le puede no gustar. Esta publicación es solamente para ayudarlos a organizarse un poco mejor.

¿Ir en tour o por cuenta propia?

Esta es una decisión muy particular por cada viajero.  Si uno prefiere que le organicen todo sin preocuparse por nada más que por disfrutar, o te da miedo viajar solo a países donde se hablan otros idiomas y donde crees que te será complicado moverte por tu cuenta, entonces lo mejor para vos es ir en tour. También es buena opción para gente que viaja sola y quieren conocer a otras personas. Los tours están armados para eso y los hay de diferentes tipos de edades.

Si te gusta tomar tus propias decisiones y ser dueño de tu tiempo, entonces viaja por cuenta propia. En esta oportunidad vamos a ayudar a esa gente que arma el viaje sin tener un rumbo, donde son 100% dueños de su tiempo.

Destinos y duración del viaje

Esto es lo primero que se empieza a pensar cuando uno decide viajar al viejo continente. Generalmente la mayoría de la gente le suele dar 3 o 4 días a las ciudades grandes y así van analizando según el destino soñado por cada uno. Les recomiendo, después de varios viajes a Europa, no ser ambicioso queriendo visitar muchos países por el simple hecho de pensar que no se vuelve más.

​Haz una lista de los países que te gustaría conocer, profundiza un poco sobre ellos. Hay que ser selectivo y elegir según tus intereses. Si no tenés idea de a dónde ir y querés conocer lo clásico, hay varios eurotrip clásicos. Por ejemplo, en mi primer viaje a Europa hicimos Madrid, Barcelona, París, Londres, Brujas, Amsterdam, Milan, Venecia, Roma, Ibiza.

Puede haber muchísimas opciones, pero siempre tenés que ver cuáles son las rutas típicas, ya que son las que tendrán más opciones de traslados para abaratar costos.

¿En qué fecha viajar?

Yo te diría que la época más bonita para visitar Europa es la primavera (meses de mayo y junio). El tiempo suele ser agradable, todavía no hay mucha gente de turismo, los días son largos…es ideal.

En caso de que no puedas en primavera, la verdad es que febrero suele ser uno de los meses más fríos del año. Puede que te encuentres sobre todo al norte de Francia (París) y norte de Italia, y también puede que en España haya nevadas que te impidan volar o disfrutar de un paseo por una ciudad.

Julio y/o agosto, tienen sus ventajas y claro sus inconvenientes. Es verdad que todo estará mucho más lleno y tal vez tengas que hacer colas para museos, pero tienes la ventaja de los días largos, bonitos y cálidos.  Nosotros realizamos dos eurotrip en primavera (abril, mayo) y uno en pleno invierno (enero). Los tres fueron muy distintos de otros y también por las ciudades que recorrimos.

¿Cuánto dinero llevar?

Hay días en que podés gastar más que otros. Yo siempre calculo 100 por día (no incluye alojamientos, ni traslados) esto incluye a mi criterio transporte urbano, entradas a museos, y comida básica.

Hoy en día es más fácil viajar, puedes encontrar muchas opciones según tu presupuesto. A Madrid y Barcelona un promedio de entre 40-60 euros al día (excluyendo alojamiento). A Roma podría ser un poco más, tal vez unos 60 euros por día por persona. A París o Venecia los mismos 60 euros podrían ser un tanto limitados, eventualmente algún día tendrás que gastar 80 euros o algo así. Esto depende de los gustos que quieras darte. A Londres el promedio es de 60-70 libras mínimo, lo que equivale como mínimo a 70-80 euros diarios, incluso (si podés) destinaría más porque Londres es muy caro. A este país lo haría con un mínimo-promedio de 80 euros o su equivalente. Hay países que son un poco más económicos, por ejemplo Praga, Berlín.  De todas formas, esto es muy general, y depende de las personas, pero al menos te da una vaga idea. Eso sí…llevá tarjetas de crédito y débito para sacar directamente de los cajeros automáticos.

¿Valija o mochila?

Lo primero que aconsejo es llevar una valija que puedas manejar y levantar porque muchas veces no hay escaleras mecánicas, además de hoteles sin ascensor, puentes, calles empedradas. Si es con cuatro rueditas, mejor.

Lo que puedo aconsejarte, es que dispongas de unas semanas previas para comenzar a llenar la valija o el listado de las cosas a llevar. El calzado debe ser cómodo, zapatillas y algo para salir de noche. Accesorios muy pocos. Si de algo se especializa Europa es por los gorros, cintos, bolsos, bufandas. Tenés muy buenos precios y varios para elegir. Medias solo dos pares, deben ser muy buenas para que soporten el caminar diario. Aunque se rían, ocupan espacio y seguro en cualquier lugar pueden comprar de excelente calidad. Dos pantalones y remeras para arrancar. La idea es ir con poco para regresar con mucho. En Europa hay mucha oferta de ropa, por lo cual es inevitable no comprar. En casi todos mis eurotrip me fui con una valija chica y volví con tres grandes. Con eso les digo todo.

De ciudad en ciudad

Vuelos En Europa existen varias aerolíneas de bajo costo que permiten ir rápidamente de un punto a otro y pagar menos que yendo por tierra. Se trata de los vuelos low cost (de bajo costo). Se pueden buscar y comprar por Internet. Las compañías más populares son Ryanair, Easyjet y Vueling.

El precio de los vuelos no sólo varía según la época del año, sino que, especialmente en el caso de las low cost, está muy relacionado con el aeropuerto de salida y llegada. Y esto es algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de calcular pros y contras: los vuelos más económicos parten muy temprano de aeropuertos alejados de la ciudad: habrá que realizar un largo viaje en horarios en los que no suele haber servicio de transporte público. Y tomarse un taxi es muy caro.

A esto se suma que estas aerolíneas tienen límites muy acotados para el equipaje. Con sobrepeso hay que pagar un plus. Si despacha equipaje, haga el registro y pago online ya que una vez en el aeropuerto es más caro. Lo mismo sucede con el boarding pass: quien llega al aeropuerto sin su ticket impreso, deberá abonar una suma extra.

Viajar en tren tiene sus ventajas. Todos han escuchado hablar sobre qué fácil se trasladan en Europa y tan rápido. Es por estos trenes que en 2 horas podés estar en otro país. Los trenes son híper puntuales y se puede disfrutar del paisaje durante el trayecto. Sin embargo, las tarifas son elevadas. Es cuestión de evaluar y comparar con los pasajes de avión y los de ómnibus, ver las distancias, y decidir qué conviene.

Si la idea es estar alrededor de un mes en Europa, los pases pueden comprarse por separado a través de la página de GoEuro (www.goeuro.es), una empresa dedicada a la venta de boletos baratos de compañías de trenes o a través de la página de la misma empresa ferroviaria. También está la opción del Pase Global de Eurail (en Argentina: www.rai leurope.com.ar), que permite viajar en los trenes europeos de manera casi ilimitada durante una cierta cantidad de días. Ofrece paquetes por país o región y tiene tarifas especiales para menores de 25 años. Para amortizar, este pase vale la pena si uno planea hacer muchos viajes (largos) en poco tiempo.

Aunque los trenes no son baratos, es parte de la “aventura europea” de viajar en tren. De hecho, hay recorridos que podés hacer durante la noche y así podés ahorrar tiempo y dinero en una noche de hotel. Es lo más práctico, las estaciones están en lugares céntricos, puedes disfrutar los paisajes y es muy rápido. Hay boletos especiales que te permiten viajar entre varios países a un mejor precio como el Eurail.

En las ciudades camina, camina, camina. Como siempre digo, es la mejor manera de conocer. Subite al metro, vive la experiencia como cualquier local, sé espontáneo, pero también investiga cuales son las atracciones turísticas y selecciona aquellas que te interesen, sobre todo si tenés poco tiempo. Nada mejor que viajar despacio y a nuestro propio ritmo, de acuerdo con nuestros gustos e intereses. No tengas miedo de perderte o de preguntar. Dejate llevar por tu intuición. Todo es parte de la aventura.

A dormir, a dormir

Hay opciones para todos los gustos y presupuestos. Hoteles de lujo, unos más sencillos y hostales mucho más económicos, desde los 15 euros por persona la noche. Todo depende de cuán dispuesto estés, por ejemplo, a compartir una habitación con desconocidos, en el caso de los hostales que, además de económicos, son una buena opción para hacer amigos. Otra posibilidad es hacer uso de redes sociales como Couchsurfing, donde se puede conseguir un sencillo hospedaje, como en el sofá de una casa, de manera gratuita y cálida.

Otras cuestiones

No te olvides de:

– llevar adaptador

– contratar un seguro médico, además de ser un requisito primordial para ingresar al continente, es inteligente estar cubierto en caso de emergencia.

– llevar algunos euros/libras esterlinas en efectivo: nunca se sabe para qué podes necesitar efectivo.

– tratá de tener tarjetas de crédito con chip: en Europa usan tarjetas con chip. Las de banda magnética sirven, pero no en todos los lugares. Las tarjetas de débito sirven para comprar en negocios: no lleves todo el efectivo encima; también podés hacer compras con tu tarjeta de débito. Tan solo debes asegurarte de que esté habilitada para hacer transacciones en el exterior. Nada mejor que consultar con tu banco antes de partir.

– los papeles en regla. Lo que solemos hacer es una carpeta que contenga pasaje ida y vuelta, seguro de viaje, todos los impresos de hoteles, pasaporte al día.

Viajar a Europa te cambia la manera de ver la vida. Cuando vuelvas vas a tener muchas más ganas de seguir viajando y conociendo.

Si necesitás ayuda para tu viaje, podés escribir a tamarapanet@gmail.com
2
Me enamoraMe enamora
1
Me gustaMe gusta
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!