Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

Finde largo en Buenos Aires: cinco lugares que no podés pasar por alto

DestinosPortadaViajeros
Cada feriado, la ciudad de la furia es elegida por miles de turistas que buscan adentrarse en la historia y la cultura porteña. En esta nota te contamos cuáles son los lugares que no podés dejar de conocer si vas a visitar la capital argentina.

Se acera un nuevo fin de semana largo y las opciones turísticas son ilimitadas en nuestro país. Nosotros te recomendamos la ciudad de Buenos Aires, ideal para arrancar las vacaciones de invierno con los chicos y aprovechar al máximo los días fríos.

San Telmo

Es uno de los barrios más antiguos y turísticos de Buenos Aires, donde habitan las grandes ferias de antigüedades y las tanguerías que se encienden al ritmo de la milonga.
En este rinconcito porteño podés encontrar una infinidad de atracciones que, si tenés un par de días, vale la pena conocer cada una de ellas.

Paseo de la historieta
Es un entretenido recorrido junto a los personajes de las reconocidas historietas argentinas como Mafalda, Isidoro, Patoruzú, Hijitus, Clemente, Gaturro, entre otros.
Pero el paseo no solo se encuentra en el barrio de San Telmo, también continúa por Monserrat y Puerto Madero.

Paseo de la Historieta. Crédito: Turismo Buenos Aires

Mercado de San Telmo
Inaugurado en 1897 y declarado Monumento Histórico Cultural de la ciudad de Buenos Aires, el Mercado de San Telmo es un lugar interesante del barrio, donde se pueden comprar antigüedades, discos, juguetes antiguos, especias, patés patagónicos y hasta probar exquisitos cafés de diferentes partes del mundo.
Abierto de martes a viernes de 10:30 a 19:30. Sábados, domingos y feriados de 9 a 20.

Mercado de San Telmo. Crédito: Turismo Buenos Aires

Plaza Dorrego
Cada fin de semana esta plaza se viste de feria, recibiendo a cientos de turistas que llegan en búsqueda de objetos interesantes que muchas veces no se encuentran en otros lugares.
Acompañando este multitudinario encuentro, las casonas antiguas que hoy se transformaron en bares, abren sus puertas para recibir a aquellos deseosos de un buen café o una rica merienda.
También los artistas callejeros se suman a esta fiesta, para mostrar su arte a los ciudadanos y turistas que recorren lentamente cada puesto de la feria.

Plaza Dorrego. Crédito: Turismo Buenos Aires

Cuando cae el sol
Así como es lindo disfrutarlo durante el día, San Telmo también tiene su atractivo por la noche. En las callecitas de empedrados históricos, los bares, restaurantes y pizzerías salen a la calle con sus mesas y barras, para deleitar al público con los mejores tragos, la cerveza bien fresca y una exquisita variedad en pizzas con fainá, realmente indiscutibles.

La Boca

Basta con llegar a Buenos Aires para conocer uno de los barrios más coloridos de la ciudad. En sus pasajes históricos, de empedrados y árboles antiguos, asoman imperdibles lugares que son visita obligada al momento de recorrer La Boca.

Caminito
Esta calle, bautizada con el nombre de uno de los tangos más célebres de la historia, nace en 1950 de la mano de un grupo de vecinos, entre los cuales se encontraba el famoso pintor Benito Quinquela Martín.
Es un auténtico museo a cielo abierto que alberga un sinfín de artesanías pertenecientes a artistas destacados con importante trayectoria.
Las paredes de chapa, las divertidas escaleras y las ventanas y balcones de todos los colores, conforman el principal atractivo del lugar que invita a fotografiar cada rincón una y mil veces.

Usina del Arte
Es un centro multidisciplinario construido en 1916 por el arquitecto italiana Juan Chiogna.
El lugar cuenta con una sala sinfónica con capacidad para 1200 personas y diferentes espacios donde se llevan a cabo espectáculos de danza y diferentes exhibiciones artísticas.

 

La Bombonera
Así se lo bautizó al Club Boca Juniors, cuyo estadio de fútbol fue inaugurado en 1940. Para los amantes de este deporte, y más aún para los “bosteros”, es un lugar que obliga a ser visitado, recorriendo también el Museo de la Pasión Boquense, donde se alberga una importante colección de objetos que hacen referencia al “azul y oro”.

Jardín Japonés

Si querés conocer un poco más sobre la cultura japonesa, este jardín es un hermoso lugar para hacerlo. La armonía y el silencio abundan, que hasta vas a sentir que estás fuera de la gran urbe.
Inaugurado en mayo de 1967, este espacio fue proyectado y construido por la colectividad japonesa, para luego ser donado a la Municipalidad de Buenos Aires en agradecimiento por recibirlos en tiempos de inmigraciones.
Árboles y plantas delicadamente cuidados durante todo el año, y un césped tan verde que pareciera pintado, es lo que más llama la atención al momento de ingresar a recorrerlo.
Dentro del jardín encontrarás artesanías japonesas, una casa de té al mejor estilo oriental y un enorme vivero donde podés conseguir las especies que más te gustaron durante el recorrido.
Abre todos los días de 10 a 18 y la entrada general tiene un valor de $120.

Barrio de la Recoleta

Es uno de los barrios más lindos de Buenos Aires, como así también uno de los más caros para vivir.
En este sector de la ciudad, hay importantes atractivos culturales, históricos y comerciales para visitar.

Cementerio de la Recoleta
Uno de ellos, y el más conocido al momento de nombrar “La Recoleta” es el Cementerio, un enorme predio donde descansan importantes personalidades, como escritores y políticos de nuestra historia.
Se puede visitar todos los días de 8 a 18, con entrada gratuita. Además, se realizan visitas guiadas de martes a viernes a las 11, sábados, domingos y feriados a las 11 y a las 15. El recorrido dura aproximadamente una hora.

Cementerio de la Recoleta. Crédito: Turismo Buenos Aires.

Al aire libre
Además de edificios y monumentos históricos, en Recoleta habitan espacios verdes ideales para disfrutar en cualquier época del año.
En la Plaza Alvear se encuentra la imponente Iglesia del Pilar, una construcción que data de 1732 y que tiene un museo subterráneo que puede visitarse.
Plaza Francia es otro de los espacios al aire libre que vale la pena recorrer. Cada fin de semana, la feria de artesanías recibe a cientos de personas que disfrutan del arte y los diseños independientes.
Por otro lado, el Parque de las Naciones Unidas es un pase interesante al momento de visitar Recoleta. Allí se encuentra la famosa Floralis Genérica, una escultura de acero y aluminio, donada por el arquitecto Eduardo Catalano, que se abre cuando sale el sol y se contrae cuando se éste se pone.

Floralis Genérica en el Parque de las Naciones Unidas. Crédito: Turismo Buenos Aires

Gastronomía
Los paseos gastronómicos son innumerables en el barrio de La Recoleta. Las calles Junín y Vicente López son espacios que albergan una importante variedad de bares y restaurantes. Cuando los días son más cálidos, los barcitos sacan sus mesas a la vereda, convirtiéndolo en un atractivo paseo. Pero también vale la pena visitarlo en invierno, cuando el frío le da un toque diferente.

Palermo Soho

De todos los Palermo (Hollywood, Viejo, Nuevo, Chico) es el más artístico. Sus pintorescas callecitas, las ferias y las enormes galerías de arte lo convirtieron de a poco en el barrio más trendy de Buenos Aires.
Plaza Serrano y Plaza Armenia son dos atractivos del sector que vale la pena conocer. En ellas, cada fin de semana se lleva a cabo la tradicional feria, que alberga artistas. diseñadores independientes y artesanos de diferentes lugares. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer la feria de Plaza Serrano, y realmente vale la pena.

Mientras tanto, alrededor de la plaza y un poco más allá, los bares y restaurantes abren sus puertas cada día para recibir a cientos de turistas y, por supuesto, a los residentes porteños.
Palermo Soho es un barrio donde cada pared habla por sí sola. El arte y la creatividad está estampado permanentemente y es digno de apreciar o tomar fotografías a cada intervención artística.

0
Me gustaMe gusta
0
Me enamoraMe enamora
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!