Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

Lima: los mejores lugares para visitar en la capital peruana

Diarios de ViajePortadaViajeros
Con alrededor de 10 millones de habitantes, Lima es una ciudad que vale la pena recorrer al momento de visitar Perú. Arte, historia y gastronomía hacen que la “ciudad gris” se tiña de un color único que invita a recorrer sus calles de punta a punta.

Estamos convencidos de que para que las cosas sucedan, es necesario estar en movimiento.

Es por eso que, hace casi un mes, empezamos a recorrer nuestra maravillosa Latinoamérica y les queremos contar nuestro paso a paso a través de Milénica.

Al momento de elegir nuestro primer destino, fue Perú el primer país que se nos vino a la mente. En 2018 habíamos llegado hasta el imponente Machu Picchu y nos quedamos con más ganas de conocer las riquezas que esta maravillosa tierra incaica tiene para ofrecer.

Así que arrancamos por Lima. Una ciudad que se ve gris durante casi todo el año, pero que su arte, su cultura, su historia y gastronomía hacen que tome un color diferente.

Para todos los gustos

Si bien Lima es una ciudad interminable para recorrer, cada distrito alberga distintos lugares que valen la pena conocer. Cada uno tiene su impronta, pero, si vas con bastante tiempo, es aconsejable visitarlos a todos.

Nosotros tuvimos la fortuna de instalarnos un poquito en cada lugar, lo que nos permitió recorrer gran parte de la inmensa e infinita capital peruana.

Magdalena del Mar

Magdalena fue nuestra primera parada. Un enorme barrio ubicado a orillas del mar, con cientos de mercados, restaurantes y centros comerciales que la mantienen activa las 24 horas del día.

Su avenida Javier Prado, que conecta varios distritos del territorio limeño, es una de las más lindas para caminar y disfrutar. Pero es la Avenida Brasil la más movida de todas. Desde muy temprano, autos, buses y taxis, comienzan con sus incansables bocinas (o claxon, como las llaman en Perú), avisando que la vida en Magdalena ya empezó.

Pueblo Libre

De noche, Pueblo Libre es un buen lugar para cenar y disfrutar de los mejores piscos y chilcanos peruanos, dos de las bebidas más consumidas en Perú. El Queirolo y El Bolivariano son los más históricos restaurantes de la zona, donde podés deleitar los típicos platos limeños como el ceviche, los piqueos, la causa y la diversa variedad de mariscos que identifican a la gastronomía peruana.

La causa limeña, un plato típico de Lima

Después de la cena, la música empieza a sonar en los distintos bares y discotecas, y la gente se va a acercando para terminar la noche de la mejor manera.

Pueblo Libre se encuentra a pocas cuadras de Magdalena. Podés tomar un taxi u optar por el bus que cuesta solo $0, 50 céntimas de sol.

San Isidro

Considerado uno de los barrios más top y costosos de Lima, junto con Miraflores, es un sector donde el día y la noche hacen estragos.

Parque El Olivar en San Isidro

No está a la orilla del mar, pero sus pintorescos restaurantes, bares y locales comerciales, lo hacen único. Su increíble Parque El Olivar es hito en el distrito. Un enorme espacio verde rodeado de árboles y lagunas, ideal para caminar y fotografiar durante el día.

Miraflores

Situado a orillas del mar y atravesado por enormes edificios, Miraflores lo tiene todo. Desde parques super cuidados hasta sus impactantes e infinitos centros comerciales y malls (o shoppings) como les dicen en Perú.

El Malecón es uno de los principales atractivos de Miraflores. Un espacio costero desde el cual se pueden disfrutar de las mejores vistas al mar y los incomparables atardeceres.

El malecón de Miraflores. Foto: Revista Milénica

Allí se encuentran lugares íconos como el Parque “Alberto Andrada Carmona”, más conocido como “Parque del amor”, plagado de poesías y frases de autores peruanos que se van contando a lo largo de un mural de mosaiquismo que simula ser una extensa ola.  En la parte central se encuentra la escultura “El beso”, una imponente obra de arte que pertenece al artista peruano Víctor Delfín, y donde cada 14 de febrero (día en que se inauguró el parque) el amor es celebrado en todas sus versiones.

El faro de la marina es otro ícono turístico del Malecón. Fue inaugurado en 1973 por la Marina de Guerra de Perú. Tiene una altura de 22 metros y un alcance lumínico de 26 millas náuticas. Un lugar super instagrameable de la Costa Verde limeña.

El faro de la marina. Foto: Revista Milénica

El paseo en parapente es otra de las actividades que brinda Miraflores y que permite sobrevolar el mar turquesa desde lo más alto. Una propuesta que los fans de las aventuras extremas y las alturas no van a querer perderse.

El Parque Keneddy o más conocido como el “Parque de los gatos”, es un hermoso y colorido espacio verde que se encuentra en medio de dos diagonales, pegado al Parque Central de Miraflores, otro impresionante lugar natural que le da respiro al distrito limeño más visitado por los turistas. Gatos de todos los tamaños y colores conviven en el parque, y la gente los alimenta y les da agua a diario. Así que si sos un amante de los felinos, nada mejor que visitar este lugar y tomarte fotografías con ellos.

Parque Keneddy o «Parque de los gatos». Foto: Revista Milénica

Si te gusta salir de compras y recorrer los centros comerciales, Larcomar es un lugar ideal para todo eso. Restaurantes, bares, heladerías y locales de indumentaria, conviven diariamente en un shopping al aire libre que es visitado cada día por miles de personas de todo el mundo. Grandes marcas internacionales y una gran variedad de marcas peruanas, exponen sus prendas en un paseo de tres pisos que también ofrece una impresionante vista al mar.

Atardecer en Larcomar. Foto: Revista Milénica

Barranco

El barrio bohemio de Lima es un lugar que no puede pasarse por alto. Un sector antiguo, ubicado a orillas del mar y pegado a Miraflores, donde turistas de todo el mundo pasean y se toman fotos, mientras disfrutan de los exquisitos platos que cada restaurante de Barranco hace con amor.

Desde el Puente de los suspiros. Foto: Revista Milénica

Murales con dibujos y frases para detenerse a pensar un buen rato, rodean la Bajada de Baños, un pasaje antiguo y artístico donde las grandes casonas, los artistas callejeros y las artesanías peruanas se expresan en cada rincón.

El Puente de los Suspiros, lugar que inspiró a la gran cantautora peruana Chabuca Granda, es atravesado cada minuto por cientos de personas que, según la tradición, piden un deseo, manteniendo el aire hasta el final del puente, para que el pedido se cumpla. Nosotros también lo hicimos. Esperemos que suceda.

Bajada de baños. Foto: Revista Milénica.

Las pizzas al horno de barro y los platos típicos de Perú, son los más elegidos al momento de pensar en el almuerzo y la cena. Existe una impresionante variedad de bares, restaurantes, comedores tradicionales y hasta un vagón de tren que invita a deleitar los mejores platos acompañados de buena música.

La galería de arte de Jade Rivera es un lugar para visitar si estás en Barranco. Ubicado en la Bajada de Baños, detrás de su impactante mural “Cara de cartón”, una pequeña y simple puerta invita a recorrer las imágenes de pinturas que el artista peruano plasmó en diferentes paredes del mundo, donde las aves y las casas portátiles de sus pinturas invitan a volar a otro mundo, a otra vida.

Mural de Jade Rivera. Foto: Revista Milénica

Centro Histórico

Ubicado en el distrito de Lima Metropolitana, fue fundada en 1535 por el conquistador español Francisco Pizarro, y conserva sus monumentales construcciones de estilo español, que a la hacen imponente y apasionante para recorrer. Se puede llegar desde cualquier distrito, en taxi o bus.

Iglesias, conventos, plazas y casonas, son parte esencial del Cercado de Lima. Entre ellas se encuentran la Catedral de Lima, la Basílica y convento de San Francisco, la Iglesia Santa Rosa de Lima, Iglesia San Pedro, Iglesia La Merced y la Iglesia Las Nazarenas.

Basílica de San Francisco. Foto: Revista Milénica

La Plaza de armas es lugar obligado para caminar de punta a punta y observar los antiguos edificios que la rodean. Por su parte, la Plaza San Martín es otro de los paseos históricos dignos de recorrer al momento de visitar el Centro Histórico.

Plaza de armas. Foto: Revista Milénica

Los tradicionales mercados y las enormes galerías de artesanías también son lugares para no pasar por alto y donde se puede encontrar las mejores frutas y verduras de la región, llevando también algún souvenir o tejido autóctono.

El Circuito Mágico del Agua es otro de los paseos para agregar a la lista. Ubicado en el Parque de la Reserva en la avenida Arequipa, frente al Estadio Nacional, abarca una importante cantidad de manzanas en las que el aire puro, la contaminación y las bocinas limeñas no tienen espacio. Una gran cantidad de fuentes de agua, corazones de flores, jardines verticales y atractivos para niños, invitan a pasar un día diferente, en medio de la naturaleza.

Circuito Mágico del Agua. Foto: Revista Milénica

Esto fue solo una parte de lo que recorrimos en Lima. Una ciudad gigante, interminable, donde se concentra el turismo, no solo el peruano, sino también el de todas partes del mundo. Una ciudad que no necesita de guías, porque cada pared, cada plaza, cada avenida y cada edificio hablan por sí solos.

2
Me enamoraMe enamora
0
Me gustaMe gusta
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!