Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

Luna llena en Piscis: La fuerza de los peces nos lleva a nadar hacia un nuevo ciclo

Al naturalPortada
Esta luna nos conduce a ver la realidad más allá de nuestro entendimiento, sentir la unidad, la conexión intrínseca en todo.

Por Yoa Dvorachuk

Para empezar a entender como viene la energía, debemos saber quiénes son los protagonistas de ésta lunación.

Siempre hablamos de la relación profunda de nuestras luminarias (sol y luna) con nuestros procesos energéticos, y ellas son las que en su paso y transcurso van iluminando y magnetizando a las constelaciones y demás planetas del sistema solar que tenemos en cuenta.

En este paso, los momentos importantes para conocer y poder trabajarlos son las conexiones más fuertes entre las luminarias: la oposición (luna llena) y la conjunción (luna nueva).

Las lunas nuevas (sol conjunción luna) se dan en el mismo signo y esto genera energía en potencia; y siempre son buenas para intensiones, inicios, aperturas. En las lunas llenas cosecharemos estas intenciones; veremos de cara el resultado de nuestro trabajo interno en el exterior.

Pero toda luna tiene el matiz e información específica del signo en el que se encuentre y en la casa que nos toque a cada uno. ¡Es todo un universo de información!

Ahora vamos a lo que nos toca en este 26 de agosto de 2018, luna llena en Piscis, que tendrá su punto máximo a las 8:56 hora argentina.

Sol en Virgo – Luna en Piscis

Entran en relación el sol en virgo y la luna en piscis. Virgo, la manifestación individual de identidad espiritual en forma humana. Piscis, esencia espiritual del inconsciente colectivo o alma del mundo, que une a todos los seres humanos. Por lo tanto estaremos influenciados a vernos inmersos en el mundo sutil, emocional, ilimitado, que lo abarca todo. Y encontrar en esa conexión nuestro lugar en el universo, nuestros dones individuales, y cómo pueden estos servir y ayudar a sanar heridas colectivas.

Es tiempo para pescar nuestros sueños, disolver los velos. Ahora los podemos ver con más forma, más reales. Cosecharemos lo sembrado el pasado 17 de marzo (luna nueva Piscis).

También es momento para la purificación y sanar las divisiones. Ser oyentes internos y ponernos en acción práctica.

¿Es la realidad o son mis distinciones sobre la misma?

Tenemos que darnos un espacio para la auto-indagación.

Piscis nos dará reflexión profunda sobre todas las cosas intangibles. Virgo nos ayudará a organizarlas, analizarlas y poder abstraernos para reconocerlas mejor. Éstos dos signos también nos dan la flexibilidad y adaptabilidad para, después del proceso de reflexión, generar los cambios de maneras creativas y eficientes.

Vamos cerrando ciclos, y los tránsitos astrales nos dan el pulso. Concluimos el periodo de eclipses. Ahora es tiempo de reflexionar, ir bajando a tierra lo vivido para seguir creciendo.

1
Me gustaMe gusta
1
Me enamoraMe enamora
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!