Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

“Nómadas”: un fantástico viaje a la imaginación

PortadaPura culturaTeatro
Interpretada por Álvaro Morales y Edurne Rankin, "Nómadas" es una producción entre España y Chile que busca explorar el viaje desde los cambios, las incertidumbres, los miedos y los sueños. El próximo martes dará inicio a la 14° edición del Festival de Teatro en el Cine Teatro Municipal Manuel Belgrano. ¡No te la pierdas!

Viajar, cambiar, estar siempre en continuo movimiento…

Nómadas pone en escena el viaje como metáfora de la vida. Tres personajes realizan un viaje onírico hacia sus miedos, esperanzas, sueños e ilusiones, transformando la realidad en un viaje poético. Temas como la migración, la pérdida y la resiliencia dan forma a esta obra multidisciplinar donde convergen el Teatro visual y de objetos, el clown, la poesía, las máscaras, la danza y música original creada para el espectáculo. En su equipaje llevan sueños por cumplir, cajas de cartón, maletas que viajan solas, baúles, rollos de plástico, abrigos que caminan sin personas, personas que viajan en sobres gigantes. Nómadas habla sobre la experiencia del ser humano frente a una situación de cambio de país, desarmar la casa para viajar y moverse en busca de una nueva vida. Nómadas es un viaje onírico a la imaginación, una oda al acto valiente de viajar, de dejar atrás lo viejo para adentrarse en lo desconocido. Un baile de emociones, un deleite para los sentidos.

Así se resume en un breve párrafo esta producción chileno – española donde Álvaro Morales y Edurne Rankin  de la Compañía La Llave Maestra, hacen hincapié en el viaje como situación transformadora, donde los cambios son mucho más que de lugar, de país o de casa.

Antes de su paso por la 14° edición del Festival de Teatro Rafaela, nos contactamos con los protagonistas de esta mágica y conmovedora historia para saber más y poder contárselos a ustedes.

¿Cómo nace este viaje a la imaginación?

Nómadas nace a partir de diferentes experiencias personales con respecto al viaje, cambios de países, de casa. Y, a partir de esa sensación de nomadismo, en el cual nos encontramos durante algunos años Edurne Rankin y yo, fuimos viendo que era una constante en la humanidad, como el migrar, viajar, cambiarse de país o de casa.

Frente a esta situación, nos planteamos crear un espectáculo que llevara al espectador a sumergirse en esas múltiples sensaciones que existen en el momento del viaje: la incertidumbre por lo que viene, el dolor por lo que se deja atrás, las esperanzas y sueños por cumplir, los miedos a lo desconocido, el adiós a los seres queridos, los recuerdos de los que no queremos desprendernos.

Entonces fuimos creando una obra que muestra un caleidoscopio de situaciones poéticas y cómicas en torno al viajar también como una metáfora del gran viaje de la vida. De esta manera, la obra no cuenta una historia lineal, sino que muestra diferentes facetas y procesos que vivimos dentro de un viaje. Siempre con el lenguaje característico de la compañía que busca partir de la realidad para luego adentrarse en universos imaginarios, fantásticos y surrealistas que lleven al espectador a un viaje onírico y fantástico.

¿Cuál es el mensaje que intentan transmitir a través de “Nómadas”?

Con Nómadas queremos despertar en el espectador el deseo de viajar y de verse reflejado en la fragilidad y sentimientos más íntimos del ser humano en esos momentos de cambio e incertidumbre. Por otra parte, queremos abrir el imaginario del espectador y llevarlo a un universo fantástico dónde todo es posible, y de esta manera invitarlos a reconectarse con el juego, la imaginación y la creatividad.

Uno de los temas que abordan por medio de esta obra es la resiliencia. ¿Qué pueden contarnos sobre eso?

Creemos que es justamente en los momentos de cambios cuando uno deja su lugar cómodo o conocido para abrirse paso a lo desconocido e inesperado. Sea en otro país, en otro lugar, hay que comenzar de cero y volver a levantarse y reinventarse, y es aquí dónde entra la resiliencia como esa capacidad extraordinaria del ser humano para volver a reinventarse y salir adelante desde donde sea.

¿De qué manera conectan Europa y Latinoamérica con el teatro?

Nuestro teatro bebe de ambos continentes, tanto en las formas como en los contenidos. Creemos que nuestro lenguaje tiene por una parte una herencia Europea, ya que ambos directores nos formamos en el método de Jacques Lecoq que rescata las tradiciones del Teatro popular Europeo como el Clown, la comedia del Arte, el Teatro Gestual. Es desde ese punto de partida dónde nace nuestra investigación en torno a los objetos, el movimiento y la imagen.

Desde Latinoamérica nos viene el imaginario delirante, surrealista y el gusto por lo imposible, lo cómico y las situaciones absurdas.

Ahora que están viviendo los dos en Chile, ¿cómo ven el teatro a nivel país?

En Chile existe hoy un excelente ambiente cultural, con una sensación de ebullición y efervescencia artística que nace desde la necesidad creativa que, durante mucho tiempo, fue aplastada y silenciada por la dictadura y que luego nos ha tocado a estas generaciones volver a reencontrarnos con el arte, la creatividad, la identidad y el imaginario país.

Hoy existen muchos artistas y compañías creando y experimentando con un muy buen nivel y con mucho riesgo y fuerza que han ido levantando las ganas y necesidad en el público de volver a reencontrarse con el Teatro y el Arte como una necesidad vital para la vida.

Por otra parte las políticas culturales del país han ido creciendo y mejorando con el tiempo y, si bien aun hay mucho que mejorar, hoy por hoy existen ciertas condiciones que han significado un enorme aporte a los artistas y compañías para poder realizar sus creaciones, difundirlas por el país y por el extranjero y, por su puesto, han permitido mejorar el nivel y la calidad artística de los espectáculos.

¿Qué expectativas tienen en cuanto al Festival de Teatro de Rafaela?

Como cada vez que vamos a un Festival, nuestra intención es vivir na experiencia humana y artística de excelencia.

Por una parte, es mostrar lo mejor de nuestro trabajo y que conecte con el público en diferentes niveles emocionales y espirituales. Por otra parte, siempre buscamos conectarnos con el Festival y sus organizadores para crear un vínculo humano y artístico que perdure en el tiempo, más allá de esta versión del Festival, sino que sea capaz de crear una relación que nos permita proyectarnos en el futuro a nuevas colaboraciones e intercambios.

Estamos seguros de que en Rafaela se crearán estas condiciones ya que conocemos a parte del equipo de la organización y la claridad de propósito con la que trabajan y dan vida a este Festival.

0
Me gustaMe gusta
0
Me enamoraMe enamora
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!