Izamal: Qué hacer en la ciudad amarilla de México

Conocida como la ciudad amarilla y la ciudad de las Tres Culturas es uno de los destinos infaltables en tu visita a Valladolid.

Fue el primer lugar de México en decretarse como Pueblo Mágico en 2001, formando parte de los 132 al día de hoy. 

También se lo conoce como la ciudad de las Tres Culturas por la mezcla entre lo prehispánico, lo colonial y lo actual.

Desde el Convento San Antonio de Padua. Foto: Camila Retz

Se dice que las casas se comenzaron a pintar en amarillo en la década de 1850, cuando el negocio del henequén había decaído y se necesitaba dar un impulso al lugar uniformándolo. Pero fue en 1993 cuando el papa Juan Pablo II decidió visitar el pueblo y al ser amarillo y blanco los colores del Vaticano, muchos habitantes decidieron unirse pintando sus casas.

Este pueblito se encuentra a 55 minutos de Mérida y a una hora y media de Valladolid.

Llegamos hasta allí junto a Somcar con una hermosa camioneta que estacionamos apenas llegamos para tomar las bicis de @izamal.bike que nos estaban esperando.

Disfrutando de Izamal junto a Somcar. Foto: Camila Retz

CÓMO LLEGAR 

Nosotros lo hicimos en auto junto a Somcar desde Valladolid por la ruta Kantunil – Cancún. Es una hora y media de viaje y las rutas están en muy buen estado.
Otra opción es ir con los autobuses del centro. En Valladolid la estación está ubicada detrás de ADO, en la la Calle 37, número 203.


QUÉ HACER 

El pueblo es pequeño, por lo que podes recorrerlo tranquilamente en un día. Caminando es una buena forma, pero en bicicleta es la mejor manera de hacerlo. 

Vuelta en bici por el pueblito

Nada más lindo que perderse entre las paredes amarillas que forman el casco histórico de Izamal.

Hay varias formas de recorrerlo: caminando, en carros con caballos o en bicicleta. Esta última fue la opción que elegimos.

Nosotros lo hicimos junto a Izamal Bike, que están ubicados a una cuadra del Convento San Antonio de Padua, el primer lugar que visitamos.

Convento San Antonio de Padua

Esta obra colonial franciscana, se destaca por haberse construido no solo sobre las ruinas del Centro Ceremonial P’a’ap’ Jool Cháak, conocido como “La casa de los rayos”, sino también por realizarse con las mismas piedras del recinto maya.

Este lugar posee el atrio más grande del mundo, luego del de la Basilíca de San Pedro en El Vaticano.

Plaza de los artesanos

Ubicada frente al Convento, es otro de los lugares que no pueden faltar en tu mapa. Allí vas a encontrar una gran variedad de artesanías de la zona y a muy buen precio.

La bella Cristina en su stand de artesanías. Foto: Camila Retz

Zona Arqueológica Chaltún Ha

La Zona Arqueológica Chaltún Ha fue el último punto que visitamos.

Es una de las más antiguas de la zona, fundada incluso antes que Uxmal y Chichén Itzá.

Allí se encuentra la pirámide Kinich Kak Moo. Es el edificio más alto de Yucatán y, por su volumen, el tercero más importante del país.

Desde la cima de Kinich Kak Moo. Foto: Camila Retz

Al sureste se encuentra otro gran templo, llamado Itzamatul, y al sur de lo que solía ser la plaza principal se encuentra la estructura denominada Ppap Hol Chak, parcialmente destruida en el siglo XVI cuando se construyó sobre ella el monasterio franciscano. El lado suroeste de la plaza está limitado por Hun Pik Tok, otro vestigio de una pirámide. Finalmente en el lado oeste está Kabul con una gran máscara de estuco del dios Itzamná, creador y benefactor de los mayas.


Lo bueno es que las entradas a todos los lugares son libres y gratuitas.


DATO 


En Izamal hace mucho más calor que en Valladolid. Por eso te recomendamos, en lo posible, visitarla durante el invierno (de diciembre a marzo).


Nosotros la visitamos en abril y encima llegamos al mediodía, por lo que sufrimos muchísimo el calor.


Llevar aguay bloqueador solar es fundamental para pasar el día de la mejor manera.

Uno de los carros que llevan a recorrer el pueblo. Foto: Camila Retz