Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

Los 12 mejores planes para hacer en Mazunte (México)

DestinosDestinosPortada
El pueblito bohemio de la costa de Oaxaca es pequeño pero lo tiene todo. Una callecita con onda, playas de aguas cristalinas, lindos lugarcitos para comer y un sinfín de propuestas naturales a pocos kilómetros del lugar. Hicimos una selección de las 12 cosas que más nos gustaron y te las contamos en esta nota.

Nos habían dicho que las playas de Oaxaca eran amor a primera vista. Y sí, tenían toda la razón.

Luego de nuestro paso por la bella ciudad de Puerto Escondido, emprendimos viaje a Mazunte, un pueblito ubicado a una hora en bus. La idea era quedarnos a pasar unos días en Posada La Sábila, pero el lugar nos atrapó tanto, que ese tiempo planeado se convirtió en un mes.

Nunca supimos qué fue lo que nos atrajo de Mazunte. Pero se respira tanto amor y tanta buena onda, que es imposible abandonarlo rápidamente.

Y como somos bastante inquietos, cada día que pasaba un plan nuevo surgía y nos llevaba a conocer los diferentes rincones de la costa oaxaqueña.

Te contamos cuáles son (para nosotros) los mejores 12 planes para hacer en este bonito pueblo mágico de México.

TE PUEDE INTERESAR: PUERTO ESCONDIDO: SIETE PLANES PARA HACER EN LA GRAN CIUDAD DEL PACÍFICO MEXICANO

Caminar por calle Rinconcito

Es el pasaje principal de Mazunte. La calle de muchos barcitos, restaurantes, artesanías y hoteles boutique. La que conduce a Playa Rinconcito, la más visitada de todas las playas de la zona.

Playa Rinconcito desde el mar. Foto: Revista Milénica

Es el paso diario obligado, donde te encontrás con todos los amigos que te va regalando Mazunte, donde los artistas despliegan su arte y los cafecitos se llenan de color y buenas vibras desde la mañana hasta que se va el sol.

Los vochitos de México, muy comunes en la costa de Oaxaca

Hacer paddle board en medio del mar

Si hay un deporte que desde que lo conocimos, lo hacemos cada que vez que se presenta la oportunidad, es el sup p paddle board.

Una actividad que no solo estimula el equilibrio y la fuerza del cuerpo, sino que además ayuda a la concentración y, lo mejor de todo, en pleno contacto con el agua.

Mientras pasábamos unos días increíbles en Posada La Sábila, conocimos a Quino, creador de Sunset Paddle Board, un emprendimiento que lleva adelante desde hace varios años, donde te acompaña a remar con sus tablas de paddle hasta llegar al medio del océano. Allí se arma un picnic entre todos y conversamos un poco de la vida. Hasta que el sol empieza a esconderse regalando un atardecer inolvidable adentro del mar.

Podés encontrar a Quino subiendo las escaleras del Restaurante El Pescador, frente a La Cevichera.

Descansar en Posada La Sábila

Si buscás un hospedaje alejado del ruido pero a pocos metros de la playa, La Sábila es tu lugar.

Cinco habitaciones rústicas y acogedoras para pasar unos días a puro relax en Mazunte.

Carla es la anfiotriona y sí que sabe de recibir a huéspedes.

Nosotros estuvimos cuatro hermosas noches en la habitación Aloe (la más linda de todas). Un espacio en planta alta donde no se necesitan ventanas porque el aire que entra por las noches y el sonido del mar, te llevan a soñar despierto.

TE PUEDE INTERESAR: POSADA LA SÁBILA: EL MEJOR LUGAR PARA RELAJARSE Y DISFRUTAR DE MAZUNTE

Tiene un balconcito bien bonito para quedarse a mirar las estrellas, y un baño seco super cómodo que te va a hacer muy consciente del uso del agua. Hasta el día de hoy pensamos en la cantidad que ahorraríamos si en cada casa y en cada hotel habría baños secos.

Nadar en el mar de San Agustinillo

San Agus es el pueblito que le sigue a Mazunte y que está antes de Zipolite.

Un rinconcito super tranqui y familiar, donde los restaurantes gourmet y los espacios de yoga son los protagonistas.

Su mar es muy variado. De un lado, una enorme piscina natural que invita a hacer snorkel entre las rocas. Y del otro lado, las mejores olas para los amantes del surf. Todo en un mismo lugar.

Como decimos, el pueblito es bien familiar. Así que cuando necesites un poco de actividad, podés caminar hasta Mazunte y llegar en solo 15 minutos.

La hermosa piscina natural de San Agus. Foto: Revista Milénica

Desayunar en Ícaro Café

De todos los cafecitos que visitamos en Mazunte, Ícaro es nuestro preferido.

Un rinconcito en medio de la naturaleza, donde los libros son el principal decorado e invitan a perderse entre sus páginas.

Una tiendita zero waste y la atención personalizada de Iyali, hacen que el lugar se convierta en el mejor cafecito del pueblo.

Todo está hecho a mano por Ulises, su pareja, con quien trabajan diariamente para dar lo mejor a sus fans.

El chocolatín no tiene comparación, y sus muffins y croisants son realmente de otro mundo.

Nosotros ya te avisamos.

Disfrutar de un exquisito sushi en Sushido

Si te gusta el sushi, Sushido es el mejor spot de Mazunte. Una increíble variedad de Rolls y de nigiris que podés degustar a metros de la playa, desde las 11 de la mañana hasta la medianoche.

Pero también hay opciones para los que acompañan a los amantes del sushi y que no les gusta tanto: las exquisitas hamburguesas de salmón o camarón que la rompen.

Así que no hay excusas. Solo llegar y pasarla bien en un lugar con buena onda.

Visitar la laguna de La Ventanilla

A diez minutos de Mazunte, se encuentra este pequeño poblado, puramente local y una atracción muy importante para el turismo de todas partes del mundo.

Sus comidas típicas y sus artesanías, hacen que este rinconcito costero se convierta en un atractivo por demás de lindo para visitar.

Si bien su playa no es la más indicada para darse un baño debido a que es mar abierto y muy picante, es un lugar elegido cada 21 de diciembre para celebrar el solsticio de invierno, ya que a una determinada hora, los rayos del sol ingresan por el hueco formado en la piedra de La Ventanilla. De ahí el nombre del pueblo.

Un manglar con una tranquila laguna que se une con el mar cuando sube la marea, viene acompañado de enormes cocodrilos que desfilan por todo el sector siendo la atracción de los turistas que llegan a verlos.

A unos 4 kilómetros, una laguna más pequeña, espera para regalar los atardeceres más impresionantes de la zona.

Nosotros hicimos la experiencia a caballo, junto con Vive Tours, y fue maravillosa.

Probar los mejores cocteles en Tribu

Si hay un lugar experto en cocteles es Tribu Mazunte. Un barcito super pequeño pero que cada día es elegido por una gran cantidad de personas que caminan la calle Rinconcito.

Y no solo preparan tragos de autor increíbles, también cocinan como los dioses. Desde tacos de todos los colores, hasta las mejores hamburguesas del condado.

Las opciones vegetarianas se llevan el premio, y los cocteles con picante no tienen ningún desperdicio.

Un día en la playa nudista de Zipolite

Ubicada a 15 minutos de Mazunte, es considerada la playa de la libertad. Gente de todas partes del mundo llega en busca de su rincón para vivir los días como Dios los trajo al mundo.

La playa es super amplia y el mar es bien cálido. Los beach clubs empiezan temprano a musicalizar y ponerle onda al mágico Zipo.

Es el lugar de las fiestas de la costa oaxaqueña. Así que si buscás moverte un poco y extender tu noche, no dudes en visitarlo.

Por la tarde, en el centro se arma un paseo de artesanos muy bonito, para ver y llevar artesanías oaxaqueñas, sin dudas las más lindas y variadas de todo México.

Almorzar en el Restaurante Mary Cielo

Es el mejor lugar para comer en San Agustinillo.

Ubicado frente a la playa, con una vista increíble, Mary Cielo tiene un impresionante menú con todo lo que está bien. Desde ceviches mexicanos, hasta platos con pescados y mariscos que te van a hacer chupar los dedos.

Es un restaurante familiar que, hasta antes de la pandemia, se encontraba en Puerto Ángel. Pero cuando decidieron volver a abrir, se vieron obligados a cambiar de lugar, y San Agus fue el elegido para la reinvención.

Abren por la mañana bien temprano, con variadas opciones de desayunos, hasta la tarde. Para que puedas disfrutar de la playa mientras te delitas con exquisitos platillos preparados de una manera muy gourmet.

Visitar la hermosa Playa Estacahuite

Esta playa, junto con la de La Boquilla, se lleva todos los aplausos.

Una bahía de aguas turquesas y transparentes que se divide en tres. Dos de ellas con aguas bien calmas, para nada y hacer snorkel.

La última, aunque la más tranquila de todas, tiene una marea bastante alta, y la arena, al estar llenas de caracoles, es muy gruesa.

Una panorámica de Playa Estacahuite. Foto: Revista Milénica

Cada playita tiene su restaurante donde podés comer o tomar algo para refrescarte.

Nosotros la visitamos un sábado y estaba llena de gente. Por eso te recomendamos hacerlo de lunes a viernes, cuando baja un poco el turismo, así la disfrutás mucho más tranquilo.

Despedir el día con un atardecer en Punta Cometa

Si buscás un buen spot para vivir atardeceres mágicamente asombrosos, Punta Cometa es el indicado.

Cada tarde, entre las cinco y seis, un numeroso grupo de personas se dirige a la punta más saliente de la zona para vivir la puesta de sol.

Subiendo por el camino que conduce a Playa Mermejita, debes doblar a la izquierda, hasta llegar a la reserva que debes atravesar hasta llegar al primer acantilado. Una vista realmente impresionante.

Los atardeceres más increíbles de Oaxaca

De a poco, el ritual empieza a armarse entre quienes van llegando para despedirse del sol.

Algunos con sus instrumentos regalan un pequeño espectáculo que acompaña al protagonista del momento. Otros llegan con sus cámaras y drones para llevarse el mejor recuerdo de este paisaje soñado.

Las olas se vuelven intensas y la marea comienza a crecer imparablemente, haciendo que el agua moje los pies de los espectadores que llegan en busca de la mejor postal del día.

¿Te gustó esta nota? ¡Compartila donde quieras con los que más quieras!
0
Me gustaMe gusta
0
Me enamoraMe enamora
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!