Para reír y emocionarse “De acá a la China”

Desde el 2 de enero, Federico y Pablo (director, productor y al mismo tiempo protagonistas de esta historia) recorren el país en auto con “De acá a la China”, una entretenida película que empezó a trabajarse con la idea de un documental, pero que, entre una cosa y la otra, se fue transformando en una increíble ficción.

El papá de Facundo (protagonizado por el mismo Federico Marcello) tenía un almacén en Buenos Aires, con el que le iba muy bien. Ya en la década de los noventa, y con la entrada de los supermercados chinos al país, su papá se ve obligado a cerrar el local. Es así como, siendo adulto, Facundo decide vengarse de esa situación que marcó a su familia, y viaja a la China con la idea de abrir un supermercado argentino.

Tuvimos la maravillosa suerte de hablar con Federico, director, guionista y protagonista de esta impresionante producción independiente, quien, junto con Pablo Zapata, estuvieron presentes en nuestra ciudad para mostrar su trabajo.

Esta noche finaliza la gira en Santa Fe capital, a las 20 en Cine América (25 de Mayo 3075). Si andás por ahí, ¡no te la pierdas!

¿Cómo fue la elección de las ciudades para mostrar por primera vez la película?

Un poco se trazó a partir de cinco o seis ciudades que ya veníamos visitando y, a partir de ahí, fuimos eligiendo el recorrido de una y otra. Conseguir una sala de cine no siempre es fácil, pero nos adaptamos y así pudimos proyectarla en un bosque, en plazas, en el medio de la montaña, en una catedral del año 1800. Fueron lugares muy variados.

¿De dónde surge la idea?

La historia surge porque con Pablo Zapata y Juana Arenzon habíamos hecho anteriormente un documental en Sudáfrica. Luego hicimos uno en Israel y Palestina y después se nos ocurrió hacer un tercero sobre los chinos en Argentina. Y cuando empezamos a desarrollar el guion, nace esta idea, que lentamente se va comiendo el documental, dejando lugar a una ficción.

Una enriquecedora experiencia

El primer mes y medio éramos Víctor Torres, Pablo Zapata, Julián Arenzon, Ramiro Lago y yo. Durante esa primera parte hicimos todo lo que se refiere a la preproducción: conseguimos la locación, los actores y fuimos ajustando el guion en base a lo que íbamos consiguiendo.

Finalizado ese periodo se sumaron Marina Luna, Agustina Olivera, Alan Steimberg y Gastón Sesma. También sumamos a un sonidista de Letonia que vive en China y a una pareja de chinos que vivieron muchos años en argentina.

Pero más allá de esos tres meses de grabación, fueron cinco años de mucho trabajo. La falta de experiencia porque uno no conoce los atajos, sobre todo los caminos burocráticos como para fortalecer la película, sumado a la falta de dinero y de tiempo, hace que todo se extienda.

Cualquier objetivo que uno se proponga, con constancia y trabajo se llega.

Entonces a veces nos pasaba que teníamos que salir a trabajar nosotros para poder juntar un poco de plata y así contratar a alguien para las partes que nosotros no hacíamos.

Es increíble cómo la gente adoptó la película con mucho cariño, se emociona, se ríe y la siente muy pura.

 

¡Seguí a la película en las redes!

Facebook: De acá a la China La Película

Instagram: @deacaalachinalapelicula