Facebook
Instagram
Pinterest
Spotify

Posada Colibrí: El mejor lugar para descansar en Teotihuacán

DestinosPortada
Cuando visitamos San Juan Teotihuacán, tuvimos el placer de descansar durante varios días en Posada Colibrí. Una hermosa y antigua hacienda ubicada en el centro de la ciudad, que conserva miles de historias y la energía de haberse convertido, con el paso de los años, en un importante lugar de sanación. Acá te lo contamos todo.

Si hablamos de lugares mágicos en el maravilloso México, Teotihuacán es, sin dudas, uno de ellos. No solo por su misteriosa e histórica zona arqueológica, de la cual hoy se conserva el diez por ciento de la antigua ciudad. Sino también por la energía que habita en todo el sector.

Ubicado a 40 minutos de la Ciudad de México, San Juan Teotihuacán es uno de los lugares más elegidos por los mexicanos para desconectarse y recargarse de energías.

Lo visitamos hace unas semanas atrás, y Posada Colibrí fue el espacio que nos albergó durante varios días, donde pudimos descansar y disfrutar de las buenas vibras de la ciudad.

Una antigua hacienda que dispone de grandes habitaciones, cada una diferente a la otra, con su impronta y personalidad.

Un lugar en el que la única conexión real es con la naturaleza.

El hermoso balcón de nuestra habitación. Foto: Revista Milénica

Érase una vez…

La historia de Posada Colibrí comienza en el siglo XVIII cuando se convirtió en una de las casonas más antiguas del México hispánico en el Valle de Teotihuacán. En ese momento, era la casona de la finca que producía ganado y agricultura en el valle.

Después de sus épocas de producción agrícola y ganadera, durante muchos años en el siglo XX, fue una casa de campo de mercaderes de pescado de la viga.

Luego quedó abandonada por un largo tiempo, hasta que un empresario la adquirió y la tomó como como refugio de sanación para su familia y amigos. Allí empezó la historia de los temazcales, aunque por varios años el temazcal fue de uso privado para reconectar con los orígenes prehispánicos y contemporáneos con diferentes técnicas de sanación.

Con el paso de los años se hizo popular entre los allegados, hasta que se abrió al público para difundir la sanación por medio del temazcal y así ha seguido creciendo orgánicamente poco a poco por la última década.

El espacio de temazcal en Posada Colibrí. Foto: Revista Milénica

Para tomarse un buen descanso

Si hay algo que caracteriza a Posada Colibrí, es su tranquilidad y la paz que se siente constantemente dentro del lugar. El lugar se disfruta tanto, que pareciera que el tiempo pasa muy lento.

Porque a pesar de estar ubicada en el corazón de San Juan Teotihuacán, no hay sonidos que puedan perturbar el descanso en el interior de la posada.

La paz de un lugar soñado. Foto: Revista Milénica

Las habitaciones son un sueño. Recientemente remodeladas, pero manteniendo su esencia de casona antigua que te traslada inevitablemente al siglo XX apenas traspasas la puerta.

La piscina o alberca, uno de los puntos más interesantes del jardín. Foto: Revista Milénica

El enorme jardín, dividido en varios sectores, es el lugar elegido por los huéspedes para desayunar, leer un libro o disfrutar de la piscina con agua cálida que permite nadar en cualquier momento del año.

Ideal para relajarse o leer un libro. Foto: Revista Milénica

Su antiguo temazcal es muy visitado por quienes eligen limpiarse y cargarse de buenas energías. Y su enorme spa, recibe cada día a aquellos que buscan desestresarse y dejar sus preocupaciones en manos de los que saben.

El enorme spa de Posada Colibrí. Foto: Revista MIlénica

Desayunos de otro mundo

Una de las cosas que destaca a Posada Colibrí, son sus riquísimos e interminables desayunos.

El comedor – restaurante de Posada Colibrí. Foto: Revista Milénica

Empezando con un café orgánico y una medialuna dulce gigante. Pasando por una saludable ensalada de frutas con yogurt, y terminando con un exquisito plato de huevo a la mexicana y un jugo de naranja recientemente exprimido.

Así son los exquisitos desayunos que ofrece la posada. Foto: Revista Milénica

Todo es fresco y realmente delicioso. Y disfrutarlo en el jardín de la posada, entre el sonido de los pájaros y los árboles, lo hace aún más interesante.

Todo se transforma

Uno de los lugares que más nos llamó la atención, fueron los antiguos establos donde hace muchos años atrás habitaban los caballos de la hacienda.

Los antiguos establos que hoy se convirtieron en novedosas habitaciones. Foto: Revista Milénica

Hoy se convirtieron en novedosas habitaciones para quienes eligen vivir una experiencia diferente y original dentro de Posada Colibrí.

Una de las habitaciones dentro de los establos. Foto: Revista Milénica

Posada Colibrí es un lugar ideal para quienes deciden relajarse y desconectarse de todo, excepto de la increíble naturaleza que lo rodea.

Uno de los rinconcitos más lindos de la posada. Foto: Revista Milénica

 

¡Sigue a Posada Colibrí!

Instagram: @posadacolibrimx

Facebook: Posada Colibrí

4
Me enamoraMe enamora
1
Me gustaMe gusta
0
Me divierteMe divierte
0
Me asombraMe asombra
0
Me entristeceMe entristece
0
Me enojaMe enoja
Gracias por reaccionar!